Tecnología móvil de Rayos X optimiza la imagenología de campo

Fuente MedImaging en español

Un dispositivo nuevo de imágenes de rayos X combina una maniobrabilidad liviana con imágenes de alta precisión para brindar diagnósticos críticos en los entornos más difíciles.

El dispositivo de imágenes móviles Rover de Micro-X (Tonsley, Australia), desarrollado bajo un contrato del Departamento de Defensa de Australia, fue diseñado específicamente para enfrentar los desafíos de los hospitales militares desplegados y la ayuda humanitaria. Rover ofrece una capacidad completa de diagnóstico por imágenes en un paquete pequeño que pesa solo 95 kg, a pesar de estar reforzado y optimizado para el uso de alta intensidad asociado con situaciones de víctimas masivas. Cuenta con tecnología de tubo de rayos X electrónicos, precisa e instantánea, basada en una serie de fuentes de rayos X en miniatura que se pueden conmutar electrónicamente en secuencia, produciendo un haz de rayos X en movimiento que no utiliza partes móviles.

Utilizando la tecnología de nanotubos de carbono (CNT), el Rover es ágil y flexible con características de diseño clave para facilitar el posicionamiento óptimo, incluido un espacio libre sobre el suelo de 75 mm que permite el funcionamiento en terrenos irregulares, funcionamiento con batería con 10 horas de duración y un paquete de batería intercambiable que se puede reemplazar en menos de un minuto. Los envases de plástico reutilizables de carcasa dura para el transporte militar, las asas de elevación y el vientre reforzado facilitan el despliegue en los hospitales de campaña. Rover utiliza un detector de pantalla plana digital (FPD), un sistema de software de procesamiento de imágenes y opciones de comunicación de imágenes flexibles.

“El sistema Rover fue diseñado específicamente para su uso en despliegues del ejército australiano con el apoyo de la Fuerza de Defensa Australiana, llenando un vacío y mejorando la atención médica para nuestro personal militar en entornos extremadamente desafiantes”, dijo Peter Rowland, director gerente de Micro-X. “Ningún otro producto ofrece un desempeño tan alto en un paquete liviano. El peso de la mayoría de las máquinas de rayos X móviles de grado hospitalario las hace inadecuadas, por lo que antes del Rover, solo las máquinas de rayos X veterinarios para animales pequeños eran lo suficientemente livianas como para ser utilizadas por los militares”.

Los tubos de rayos X tradicionales utilizan un filamento caliente, como una bombilla antigua, para generar la corriente de electrones necesaria para producir rayos X; pero la tecnología de Micro-X aplica voltaje a un emisor hecho de CNT para generar la corriente de electrones. Es más pequeño, más eficiente energéticamente y más duradero, como las luces LED. Los dispositivos no solo son mucho más livianos, sino que producen un haz que se puede controlar de forma instantánea y precisa simplemente ajustando el voltaje.

Déjanos tu comentario abajo

Si te pareció interesante este Artículo

Escríbenos al

Escríbenos al

wilconrad.criep@gmail.com

Sesión CRIEP 20 de Mayo
X